Sutherland, Costa Gavras y Cruz reciben premio en San Sebastián

by Paz Mata October 1, 2019
Actress Penelope Cruz receives award at the 2019 San Sebastian Film Festival

getty images

El cineasta francés, de origen griego, Constantin Costa-Gavras (Loutra-Iraias, 1933) recibió el primer Premio Donostia en la 67ª edición del Festival de San Sebastián, que con esta distinción reconoce el cine comprometido de uno de los grandes creadores de cine sociopolítico.

El cineasta recogió el premio en una gala en el Teatro Victoria Eugenia, antes de la proyección de su última película, Adults in the Room (Comportarse como adultos) adaptación cinematográfica de la autobiografía del ex ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis. El premio reconoce el trabajo del autor de películas como Z, Desaparecido o Estado de Sitio. Costa-Gavras lo aceptó con un discurso apasionado en el que dijo, "Es un gran honor recibir este premio, muy apreciado por nosotros, los cineastas".

Muchos de los 20 títulos dirigidos por Costa Gavras han servido para destacar cuestiones políticas, ya sean dictaduras, purgas políticas, racismo o desastres causados ​​por el mundo financiero. Pero, sobre todo, el tema principal de su filmografía es el del individuo enfrentado con la maquinaria implacable de un poder político ominoso y devastador.

Director Costa Gavras recieves award at the 2019 San Sebastian Film Festival

getty images

 

"Huí de Grecia porque todo lo que se ofreció a los jóvenes de mi clase social era una vida de sumisión a una democracia teocrática", dijo. “Como inmigrante, Francia me permitió llevar a cabo mis sueños más locos. Mi sentimiento "griego" volvió a apoderarse de mí cuando los coroneles tomaron el poder. La expresión de mi resistencia personal fue "Z". Hace diez años, la crisis económica griega volvió a hundir al país en la misma situación que me hizo huir la primera vez. Y ello, por supuesto, hizo que quisiera expresar, de nuevo, mi rabia, esta vez con Comportarse como adultos.

Presentado como una "leyenda del cine", Donald Sutherland recibió el segundo de los premios Donostia de este año. El actor canadiense recogió el galardón en una ceremonia que rindió homenaje a una prolífica carrera que abarca cinco décadas, antes de la proyección de su último trabajo, The Burnt Orange Heresy (Una obra maestra), film-noir dirigido por Giuseppe Capotondi, con un elenco que incluye Mick Jagger, Claes Bang y Elizabeth Debicki.

Capaz de brillar con la misma intensidad como protagonista que como  actor de reparto, Sutherland (dos veces ganador del Globo de Oro, nacido en Saint John, Canadá), ha encarnado con gran talento docenas de personajes, independientemente del género, desde el drama hasta el cine de guerra, thrillers, terror o ciencia ficción. Fue detective privado en Klute (Alan J. Pakula, 1971), film que le valió a Jane Fonda un Globo de Oro; se convirtió en un seductor en Casanova (1976) de Federico Fellini, dos años antes de ser devorado por los ladrones de cadáveres en la película de Philip Kauffman, Invasion of the Body Snatchers. Y se enfrentó a la perversión del fascista Atila Mellanchini en el inmortal drama histórico Novecento de Bernardo Bertolucci (1976).

Actor Donald Sutherland recieved award at the 2019 San Sebastain Film Festival

getty images

 

"Es un placer estar en esta ciudad, donde me siento como en casa, y un honor recibir este premio", dijo el actor mientras recibía un gran ovación por parte del público que llenó el Auditorio Kursaal.  Con más de 150 películas en su haber, Sutherland confesó que nunca aspiró a ser más que un actor de teatro. Su mayor talento puede ser su habilidad para hacer simple lo complejo, y complejo lo simple, como fue el caso en Amenaza en la sombra, la misteriosa película de Nicolas Roeg. Uno de sus más personajes más famosos en los últimos tiempos es el presidente Snow, el malo de la trilogía de Los Juegos del hambre. Ahora, podemos verlo en Ad Astra, junto a Brad Pitt, Tommy Lee Jones y Liv Tyler.

"Estos personajes me han dado información y libertad para vivir experiencias en la pantalla que no me hubiera atrevido a vivir en la vida real", dijo el actor. "Es por eso que buscar el próximo personaje es mi pasión," agregó.

Quien realmente se sintió como en casa fue Penélope Cruz, que recibió el tercer Premio Donostia de esta edición. Cruz, la segunda actriz española en recibir el galardón honorífico, después de Carmen Maura (2013), participó en Zinemaldía en otras tres ocasiones: con Bigas Luna, Sergio Castellito y Fernando León de Aranoa. Pero esta vez fue especial: no solo fue honrada con el trofeo a su carrera profesional, sino que también apareció en el póster oficial del festival y es una de las protagonistas de la Red de Avispas de Olivier Assayas, que se proyectó después de la Ceremonia de Entrega de Premios. Cruz se mostro muy emocionada y agradecida por recibir este premio de manos de su gran amigo, Bono, el líder del grupo U2.

Actress Penelope Cruz receievd award from Bono at the 2019 San Sebastian Film Festival

getty images

 

Han pasado 30 años desde que, aquella bailarina del Conservatorio Nacional de España, apareciera en un video clip del grupo musical Mecano. Desde entonces la madrileña que despuntó des de su primera película, con sólo 18 años, en  Jamón, Jamón (1992), de Bigas Luna . Ese mismo año formó parte del grupo de jóvenes actores que protagonizaban Belle Epoque, de Fernando Trueba, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera.

Después de mostrar su aptitud para la comedia en películas como Alegre ma non troppo (1994), de Fernando Colomo y Todo es mentira (1994), de Álvaro Fernández Armero, dio otro paso definitivo en su carrera cuando Pedro Almodóvar la contrató para Carne Trémula (1997), comenzando una de las relaciones artísticas más fructíferas entre un director y una actriz. “Pedro es parte de mi familia. El nivel de conexión que tenemos es inigualable, leemos nuestras mentes, nunca podemos engañarnos, lo cual es una gran ventaja cuando trabajamos juntos, ”dijo la actriz en la conferencia de prensa previa a la ceremonia de entrega de los Premios Donostia.

En 1997, Penélope Cruz también filmó Abre los ojos con Alejandro Amenábar y luego protagonizó la versión que hizo el director Cameron Crowe, Vanilla Sky (2001), iniciando su carrera en Hollywood. Pero fue su trabajo en Vicky Cristina Barcelona (2008) de Woody Allen el que le valió el reconocimiento internacional, al obtener una nominación al Globo de Oro, un Oscar y un premio Bafta como mejor actriz de reparto.