Tom Rhys Harries: "Álex Pina tiene una mente increíble"

by Adam Tanswell June 19, 2020
Actor Tom Rhys Harries

dave benett/getty images

Cuando el COVID-19 cerró los teatros y cines en todo el mundo, el actor galés Tom Rhys Harries solo había hecho 5 funciones de una temporada de 3 meses de la nueva adaptación de la obra La gaviota de Chéjov. A pesar de que esta producción del West End se pospuso, el actor de 27 años todavía está en el centro de la atención gracias a su participación en el drama policial de Netflix White Lines. Hablando por teléfono desde su nuevo hogar en Londres, Harries se explayó sobre su carrera, Chéjov y su hedonista thriller europeo, que fue escrito por el aclamador creador de La casa de papel, el español Álex Pina.

¿Cómo describirías a tu personaje de White Lines?

Interpreto a Axel Collins, que es un DJ muy famoso de Manchester en los años '90. Adoro a Axel. Es un personaje que lo da todo. Cuando el público lo conoce por primera vez, es el año 2020 y Axel está muerto. Lo asesinaron, pero no sabemos quién lo hizo. Después volvemos a la década del '90 para descubrir qué le pasó, cuándo, cómo y quién lo mató. Axel es muy ambicioso. No tiene miedo de perseguir sus sueños. Tiene un estilo de vida excesivo de pura fiesta que esconde a este DJ muy curioso, creativo y apasionado, de la era previa a internet, que quiere ser el mejor en lo que hace. La mayor parte de la acción de la serie se desarrolla en la isla de Ibiza, que es como el Carnegie Hall de Axel.

¿Qué puedes contarnos sobre la historia de White Lines?

En realidad White Lines es una historia de misterio policial, pero psicodélica. La serie mezcla muchos géneros distintos reunidos bajo el fino velo de una historia policial. Tiene un componente de thriller y de familias enfrentadas, así como una historia de amor naciente. Sin embargo, la fuerza que impulsa el show es la historia de la hermana de Axel (interpretada por Laura Haddock), que intenta superar su dolor investigando qué le pasó a su hermano, cuyo cuerpo acaba de ser descubierto. Creo que eso es lo que sostiene a la serie. En su esencia, tiene emociones muy reales. El verdadero espíritu del programa es la historia de una hermana que busca respuestas.

Axel es un DJ. ¿Qué relación tienes con la música?

Para ser honesto, no creo que sea un DJ particularmente bueno. Tienes que tener un ritmo bastante bueno para ser un buen DJ, pero tengo un ritmo sincopado en el mejor de los casos. Me encanta la música, es algo muy personal para mí. La primera película que hice fue Hunky Dory con Minnie Driver y ahí pude cantar. No he tenido la oportunidad de cantar en el cine o la TV desde ese momento, pero si puedo lograr que esos dos mundos vuelvan a chocar, sería fantástico porque me encanta la música. Adoro componer música e interpretarla. En algún momento, también me gustaría poder editar un disco.

A scene from the Netflix series White Lines

Tom Rhys Harries in a scene from White Lines.

chris harris/netflix

 

¿Qué tal fue trabajar con Álex Pina?

Antes de White Lines, era un gran fan de La casa de papel, que fue el programa anterior de Álex. Mi hermanito lo vio primero y me dijo “Tienes que ver esto, es realmente adictivo”. Y miré todas las temporadas. Me pareció excelente. Luego me presentaron este proyecto y tuve la oportunidad de interpretar a un DJ súper famoso durante un verano. White Lines fue escrita por Álex Pina y está producida por Left Bank Pictures y Netflix. No me resultó difícil decir que sí. Creo que Álex Pina tiene una mente increíble y es un guionista de televisión sumamente creativo; no solo en cuanto a los temas que explora sino también en las estructuras narrativas que usa, que son muy particulares. Sin dudas, hay similitudes entre White Lines y La casa de papel, que incluyen la manera en que usa los flashbacks y el tema de la juventud perdida.

¿Dónde filmaron?

Filmamos la serie en España en pleno verano. Rodamos en Ibiza durante gran parte del rodaje, pero después filmamos escenas en Mallorca y en Madrid. Estuvimos en Manchester durante un tiempo muy breve para rodar algunos exteriores, pero para mí lo mejor fue el tiempo que pasamos en Ibiza porque esa isla es realmente mágica. Si tienen la oportunidad de ir, lo recomiendo de verdad, porque no se parece a ningún otro lugar del mundo. Ofrece algo para cada persona. Si quieres ir y vivir de jugo de limón durante un mes en un retiro de yoga, puedes hacerlo allí. Si te gusta vivir todo el día de fiesta hasta que no puedas recordar nada, también puedes hacerlo.

¿Cuáles fueron los desafíos de rodar en España?

Fue interesante lidiar con el hecho de que Álex Pina no habla inglés. Solo habla español, así que cada vez que hablaba con él sobre los distintos aspectos del personaje y del guión, tenía que hacerlo mediante un traductor. Más allá de eso, me encantó conocer a todos estos intérpretes distintos que son muy reconocidos en sus países. White Lines tiene un elenco muy talentoso e internacional. Fue fantástico y estimulante poder trabajar en un país diferente con una cultura totalmente distinta.

¿Qué se siente al estrenar una serie en medio de una pandemia?

White Lines es una serie muy provocadora. Muestra unos paisajes hermosos y la gente no practica ningún tipo de distanciamiento social. Como actor, si puedes llevar cualquier clase de alivio o respiro a la gente en forma de entretenimiento en un momento que es tan complejo como este, siempre es algo bueno. Como espectador, tengo muchas ganas de salir de Gran Bretaña e ir de fiesta con mis amigos en algún otro lugar.

¿Cómo afectó tu carrera la pandemia?

La industria parece estar volviendo a recuperarse. Yo estaba haciendo una obra de teatro en el West End antes del comienzo de la cuarentena. Habíamos hecho 5 funciones antes de tener que frenar, pero esperamos poder volver a hacerla cuando los teatros puedan abrir otra vez. La obra era una nueva adaptación de La gaviota de Chéjov. Emilia Clarke interpretaba a Nina y yo a Trigorin. Es una fantástica adaptación nueva de Anya Reiss y nos encanta. Con suerte, podremos volver pronto, pero la cuestión es cómo se llena un teatro después de esta pandemia. No creo que el teatro sea algo redituable bajo medidas de distanciamiento social. No puedes vender la mitad de la capacidad de una sala y esperar recuperar el dinero invertido. Cuando los teatros vuelvan a abrir, creo que será algo muy especial.

¿Cuál es el mejor consejo para tu carrera que hayas recibido?

Uno de mis profesores me dijo: “Lo que esté destinado para ti no te pasará por al lado”. Eso me resultó muy útil en mi carrera cuando era más joven, porque recibes muchos más rechazos que aceptaciones. Pero si eso se equilibra y sientes que las cosas positivas valen por todas las negativas, entonces sabes que debes seguir intentándolo. Hay una cita increíble que Stanley Kubrick le dijo a Steven Spielberg. Steven Spielberg le preguntó a Kubrick “¿Qué es la parte más difícil de dirigir?” y Kubrick le contestó “Tan solo salir del auto”. Me encanta. Esta industria es tan caótica a veces y no tienes ningún control, pero si empiezas algo y sigues ese instinto, entonces las cosas sucederán.

¿A qué actores admiras?

Me encantan los actores como Ben Foster. Adoraba a Philip Seymour Hoffman. Creo que era un actor increíble. Jared Harris también es brillante. Y Mark Rylance. Me encantan los actores. Me encanta nuestra industria. Creo que somos muy afortunados porque tenemos acceso a muchísimos contenidos al alcance de nuestras manos. Este momento que vivimos es fantástico para ser actor porque tenemos muchos recursos para estudiar y explorar.

Traducción: Gabriel Lerman