Jennifer Lawrence  and Liam Hemsworth in  Hunger Games: Mockingjay part 2

La saga de Los Juegos Del Hambre está rodada en su mayor parte en Estados Unidos, sobre todo Carolina del Norte y Atlanta. Pero el pasado año el equipo de rodaje cruzó el charco para filmar varias escenas cruciales de Los Juegos Del Hambre: Sinsajo Parte 2 en Berlín, una ciudad cuyo pasado se asemeja mucho al de esta saga futurista.

Durante la reciente estancia de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood en Berlín para asistir al estreno mundial de Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 2 tuvimos la oportunidad de descubrir algunos de los lugares en los que se rodó la última entrega de esta saga millonaria. De todos los lugares utilizados por esta producción en Alemania hemos seleccionado un par de ellos en Berlín para que los millones de seguidores de esta saga puedan disfrutar de su propio tour por Los juegos del hambre.

Primera parada: La central Kraftwerk.

Situada en Köpenicker Strasse, en el barrio de Mitte, Berlin, este edificio abandonado fue el lugar perfecto para recrear el campo de tiro de Beetee en el Distrito 13. A Frances Lawrence, el realizador, le encantó el tamaño y la presencia del lugar. También le convenció la falta casi total de puertas y ventanas en un edificio en el que duplicó una nueva sección de columnas para hacerlo todavía más grandioso. Kraftwerk fue durante años una central eléctrica que suministraba energía al Berlín del Este hasta la caída del muro. Ahora el edificio lleva años vacío a excepción de unos cuantos “fantasmas hambrientos” que merodean por la zona. Nada que no pudieran solucionar un par de monjes budistas que alimentaron estas energías para librarse de ellas. En el edificio todavía sigue erigido el altar en el que les proporcionaron comida por si acaso les vuelve la gana. La central de Kraftwerk también se engalanó este mes para alimentar otro tipo de espíritus, los del cine, utilizada para celebrar la fiesta del estreno mundial de Los Juegos Del Hambre: Sinsajo Parte 2.

Segunda parada: El aeropuerto de Tempelhof.

Aunque en 2007 cerró sus puertas como aeropuerto, las instalaciones de Tempelhof siguen intactas en lo alto del barrio de Tempelhof-Schöneberg, en Berlín. Considerado uno de los edificios más grandes del mundo, Tempelhof fue concebido como un aeropuerto en 1923. Pero el gobierno Nazi se encargó de su reconstrucción, erigiendo en la década de los 30 un edificio mezcla de “clasicismo y brutalidad” ambos elementos que Lawrence buscaba para su película. Según nos explicó, la talla y la presencia de un lugar así es imposible de replicar ni con los mejores efectos visuales. Así que se quedó encantado con este edificio que convirtió en el Distrito 2. Jennifer Lawrence y Liam Hemsworth también rodaron allí una serie de escenas subterráneas utilizando los túneles del edificio como los pasadizos bajo el Capitolio. Razón de más para conocer un edificio que se convirtió en un fragmento de la historia durante la Guerra Fría y que en la actualidad alberga una de las mayores crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Rocío Ayuso