Isabelle Huppert, Elle

by Yenny Nun Katz December 16, 2016
Actress Isabelle Huppert

getty images

Isabelle Huppert es la versión francesa de Meryl Streep, una de las mejores actrices de su país y quizá del mundo. A sus 63 años (que no representa) ha protagonizado decenas de películas trabajando junto a los mejores directores del mundo como Jean Luc Godard, Bertrand Blier, Joseph Losey, Diane Kurys, Otto Preminger, Claude Chabrol y el director chileno Raúl Ruíz, entre otros. En Francia tiene a sus espaldas 15 candidaturas a los premios César como mejor actriz, un galardón que consiguió en 1996 con La Ceremonia además de alzarse victoriosa en 1978 con Violette en el Festival Internacional de Cine de Cannes.

Huppert es la menor de cinco hermanas de una adinerada familia francesa. Su padre, Raymond Huppert, de origen húngaro y estadounidense, fue un empresario. Su madre, Annick, era profesora de inglés. Cuando Isabelle cumplió los 13 años anunció a su familia su intención de actuar y debutó en 1971 con “Faustine y le Bel Ete”. Sin poner freno a su carrera como intérprete, Huppert además se matriculó en el Conservatorio de Arte Dramático de París y  posteriormente en el Conservatorio de Versalles.

Al igual que Meryl Streep, Huppert no está en esto por la fama. Su vida personal es de lo más anónima. En 1982 contrajo matrimonio con el director, guionista y productor Ronald Chammah junto al que tiene tres hijos, Lolita, Lorenzo y Angelo. La familia está radicada en París.

Huppert estrenó su ultima película, Elle, en el pasado Festival Internacional de Cine de Cannes. Tanto la cinta como la actriz defienden ahora su candidatura a los Globos de Oro. Ella, como mejor actriz, la única interpretación que no es en inglés dentro de la categoría de mejor interpretación dramática. El filme, como mejor película en lengua no inglesa. Inspirada en la novela “Oh”, de Philippe Djian, en Elle Huppert  encarna el personaje de Michele, la gerente de una exitosa empresa de videojuegos, una mujer fuerte, casi déspota, tanto en su vida profesional como en la personal. Su vida cambia radicalmente cuando un extraño entra a su casa y la viola. Su gato es el único testigo. Michele decide no ser una victima y en una especie de juego de gato y ratón consigue vengarse. Una historia que dirige Paul Verhoven, realizador famoso por escoger temas poco convencionales.

El papel de Michele fue rechazado por numerosas actrices estadounidenses pero Huppert explicó a la Hollywood Foreign Press Association porqué no se considera valiente por haberlo aceptado.  

"Yo lo único que hago es meterme en la mente del personaje que estoy interpretando. Eso es todo. No es algo que me asuste, quizá porque cuando trabajo me sumerjo totalmente en mi personaje y no pienso, solo soy. No tengo problemas con la amoralidad de la historia. Casi todas las buenas películas, como los buenos libros, tienen una cierta dosis de amoralidad. Te hacen sentir incómodo lo que es excitante. Lo mismo pasó cuando hice La Profesora de Piano. No lo pensé dos veces, porque mi meta no era que el público amara a la protagonista, sino que que la comprendiera. En la actualidad hay muy pocos buenos papeles para mujeres. Por eso cuando los descubro sé que debo de hacerlos. Después de leer los guiones de Elle y  de Cosas por Venir supe inmediatamente que aceptaría. En Elle además me alegró trabajar con Paul Verhoven, cuyas películas admiro desde que estaba en el colegio y vi Turkish Delight.  Si entonces me hubieran dicho que un día trabajaría con él, ni yo misma lo habría creído".