Ryan Reynolds, Deadpool

by Gabriel Lerman December 23, 2016
Actor Ryan Reynolds

getty images

La nominación al Globo de Oro que recibió por su papel en Deadpool, la primera en toda su carrera, ha sido un justo reconocimiento a una labor que fue mucho más allá de interpretar un personaje. Ryan Reynolds ha sido el responsable de poner en marcha y desarrollar una película que parecía impensable para el género de los superhéroes apenas unos años atrás y, sin embargo, terminó convirtiéndose en un éxito tanto crítico como comercial. El film que dirigió Tim Miller batió numerosos récords, entre ellos el de ser el más taquillero de la historia con una calificación R. Como productor, fue quien logró convencer a Fox para que llevara al cine al personaje creado por Rob Liefeld y el argentino Fabián Nicieza fuera del universo de los X-Men, ya que fue el propio Reynolds quien lo interpretó en X-Men Origins: Wolverine en 2009, insistiendo para que el film respetara el tono sardónico de la historieta, rompiendo en muchos niveles con la línea básica de este género.

Nacido en Vancouver en 1976, a este hijo de un policía no le resultó fácil reconocer que le gustaba la actuación, sobre todo teniendo en cuenta que el mayor de sus tres hermanos también vestía uniforme: "Era una casa llena de testosterona. En cambio yo me dedicaba a construir ciudades con legos", recordó, agregando que cuando finalmente le dijo que soñaba con un futuro en los escenarios, la reacción no fue grata. “Ante sus ojos, fue como si el de pronto se diera cuenta que había tenido una hija en lugar de un varón. Mi madre fue un poco mas comprensiva, pero a los dos les llevó un tiempo aceptar que esto era lo que yo quería hacer", dijo. Aún así, a los 15 años se sumó al elenco de la telenovela canadiense Hillside, que Nickelodeon emitió en Estados Unidos retitulada como Fifteen. A los 17 protagonizó su primer film, también en Canadá, Ordinary Magic, y en 1997 hizo las maletas y partió a Los Ángeles en busca de un futuro mejor. "Por suerte, un año después conseguí un trabajo estable en una comedia televisiva que se llamaba Two Guys, a Girl and a Pizza Place y que se emitía por ABC. Mi padre podía encender el televisor y ver a su hijo hablándole desde la pantalla. A partir de ese momento se dio cuenta que lo mío iba en serio y que la actuación era algo con lo que podía ganarme la vida", explicó años atrás.

Ciertamente no le fue nada mal. Logró desarrollar una carrera que incluye la comedia, el drama y las grandes superproducciones y en la que también ha habido lugar para el doblaje de películas animadas. Tras un largo entrenamiento, demostró en Blade: Trinity (2004) que era bueno para el cine de acción y en Definitely, Maybe (2008) quedó en claro que podía ser el galán de una comedia romántica. Siempre dispuesto a arriesgarse, fue el empleado vapuleado por su jefa (Sandra Bullock) en la exitosa The Proposal y el hombre que estuvo encerrado en un ataúd durante todo el filme en Buried, el éxito de Sundance que dirigió el español Rodrigo Cortés, película que filmó en Barcelona. Tal vez por eso no faltan en su filmografía los fracasos, como el de Green Lantern, en la que encarnó el papel protagonista, y R.I.P.D, la que terminó haciéndole honor a su propio título. Felizmente casado con Blake Lively, con quien tiene dos niños pequeños, en los últimos años compartió cartel con Helen Mirren en The Woman in Gold y con Kevin Costner en Criminal. En marzo estrena Mars, la nueva película del sueco hijo de chilenos Daniel Espinosa y en la que comparte cartel con Jake Gyllenhaal. Y en agosto tiene pendiente de estreno The Hitman's Bodyguard. Mientras tanto, ya prepara la segunda parte de Deadpool, que llegará a los cines en 2018.