Viggo Mortensen, Captain Fantastic

by Gabriel Lerman December 23, 2016
Actor Viggo Mortensen

getty images

A juzgar por lo que ha ocurrido en estas últimas semanas, la carrera de Viggo Mortensen no podría marchar mejor: el pasado 19 de diciembre recibió su tercera nominación al Globo de Oro por su brillante labor en Captain Fantastic, y unos días después fue aceptado como miembro por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Las dos noticias simbolizan la esencia de quien siempre se ha enorgullecido de su diversidad cultural: nacido en Nueva York del matrimonio de un danés y una norteamericana que se habían conocido en Noruega, cuando Viggo tenía un año comenzó un periplo que lo llevaría a Venezuela primero, a Dinamarca después y finalmente a Argentina, donde vivió los años más influyentes de su infancia. Aunque a los 11 regresó a Nueva York tras el divorcio de sus padres, mantuvo una profunda conexión con su país adoptivo que se mantiene hasta el presente y que incluye un notable fanatismo por el San Lorenzo de Almago, el club argentino del que también es seguidor el Papa.

Mortensen, que habla a la perfección tanto el español como el danés además del inglés, supo aplicar esa diversidad en su vida profesional. Aunque la mayor parte de su carrera se ha desarrollado en el cine hablado en inglés, también se ha dado el gusto de tener una presencia en el cine hispanoparlante. Cuando comenzaba a perfilarse como un actor importante en Hollywood gracias a trabajos en Crimson Tide (1995) y The Portrait of a Lady (1996), Mortensen rodó en España La pistola de mi hermano (1997), de Ray Loriga, en la que tenía un papel secundario. Su nombre pasó al elenco de las estrellas de Hollywood gracias a su participación en la trilogía de Lord of the Rings encarnando a Aragorn, papel que cambió su perfil dentro de la industria.

Pero aprovechando la dosis de fama interpretó su primer papel como protagonista en Hidalgo (2004) y en A History of Violence (2005), de David Cronenberg, además de poner en marcha la ambiciosa Alatriste (2006), la película más cara hasta ese entonces del cine español. Moetensen también aprovechó su celebridad para buscar papeles más complejos que los que había realizado hasta ese entonces, protagonizando para Cronemberg Eastern Promises (2008), por la que obtuvo su primera candidatura al Globo y también la única nominación al Oscar que ha recibido hasta el momento. Tras liderar el reparto de la impactante The Road, en 2009 ,y completar su trilogía con Cronenberg en 2011 con A Dangerous Method, por la que fue nominado al Globo por segunda vez, el actor se dio el gusto de debutar en el cine argentino con Todos tenemos un plan (2012), de la realizadora novel Ana Piterbarg, experiencia que repetiría dos años después con Jauja, de Lisandro Alonso, en la que curiosamente habla más en danés que en español. Su diversidad no solamente se aplica a los idiomas y a las culturas. Mortensen es también poeta, fotógrafo, editor, músico y pintor, y ha encontrado en su propia editorial, Perceval Press, el vehículo ideal para mostrar todas estas otras facetas suyas.

Escrito y dirigido por el también actor Matt Ross, en Captain Fantastic Mortensen encarna a Ben Cash, un hombre que junto a su esposa ha decidido criar a sus seis hijos de una manera diferente, alejados de la civilización en el estado de Washington. Un mundo en donde no hay lugar para la televisión ni los videojuegos pero en cambio son bienvenidos los libros, la filosofía y el pensamiento crítico. Cuando la esposa es internada por un desequilibrio psiquiátrico y se suicida, el mundo de Ben entra en crisis. Y cuando se entera que su suegro ha decidido enterrarla en lugar de obedecer sus deseos de ser incinerada después de su muerte, decide subir a sus hijos al autobús familiar y emprender un viaje en el que todos los pasajeros se verán obligados a plantearse si su mirada del mundo es la correcta.