Aaron Taylor-Johnson, Nocturnal Animals

by Rocio Ayuso December 23, 2016
Actor Aaron Taylor-Johnson

getty images

Aaron Taylor-Johnson llegó a Hollywood como quien dice por la puerta de atrás, sin que apenas nadie se diera cuenta. Fue un lobo con piel de cordero dada la sutilidad de su debut en Nowhere Boy comparada con la fiereza de su último trabajo en Nocturnal Animals, el retrato de un asesino que le ha valido su primera candidatura al Globo de Oro como mejor actor secundario.

Pero si su trabajo como Ray Marcus en la película de Tom Ford es todo violencia y agresividad, hay que recordar que Taylor-Johnson saltó a la fama con la suavidad y la sensibilidad de un John Lennon adolescente en Nowhere Boy. La película le cambió la vida. Este nacido en High Wycombe, Buckinghamshire (Reino Unido) en 1980 llevaba actuando desde niño, desde los seis años metido en clases de arte dramático, de baile, de claqué, de jazz, de acrobacias y hasta de canto. Pero fue la película que dirigió la fotógrafa Sam Taylor Wood interpretando a un joven Lennon la que hizo de Aaron un rostro conocido.

Nowhere Boy le cambió la carrera, lanzándole a otros trabajos más taquilleros como Kick-Ass, basada en un popular cómic de superhéroes adolescentes, en la última versión de Godzilla o, más recientemente, formando parte de la familia Marvel como el personaje de Quicksilver en Avengers.

Nowhere Boy también le cambió la vida, entablando una estrecha relación con su directora que acabó en boda sin importarles la diferencia de edad que les separaba. El tenía 19 años y ella 42. Pero como el actor siempre bromea, el es “un alma vieja”. Además de alguien con vocación de padre, un sueño cumplido ahora tiene cuatro hijos, dos de ellos las dos hijas concebidas con su esposa y las otros dos, adoptados del anterior matrimonio de la realizadora.

Nowhere Boy también cambió el nombre de Perry Johnson a Aaron Taylor-Johnson, aceptando el apellido de su esposa y nomenclatura con la que ahora defiende su candidatura al Globo de Oro como mejor actor de reparto.

El filme que dirige Tom Ford, su segundo trabajo como realizador, también compite como mejor guión y mejor realización. Sin embargo el modisto es el primero en resaltar el trabajo de Taylor-Johnson como sobrecogedor. “Es un psicópata, un asesino con el que no podía conectar”, reconoció el actor al hablar con la HFPA sobre su trabajo. Tres meses de preparación y la idea de que no estaba interpretando un personaje real sino creado en la ficción de los protagonistas de Nocturnal Animals fue la forma en la que logró conectar con su papel.

Aún así no fue un proceso agradable para alguien que en la vida real es descrito por la revista GQ como uno de los 50 británicos mejor vestidos. En Nocturnal Animals quería personificar la toxicidad de su personaje para lo que fumó y bebió sin descanso, un proceso que cambió el color de su piel -de normal pálida británica- y le hizo perder peso.

Le convirtió como dice en alguien que no tiene nada que ver con el verdadero Aaron Taylor-Johnson, un padrazo domesticado para quien los mejores placeres de la vida están en casa, cocinando, llevando sus hijos al colegio y haciendo juntos sus deberes. Aún así, nada como saberse nominado. "Despertarme con una noticia así cuando apenas está amaneciendo borró cualquier resquicio de la oscuridad en la que me sumí para hacer el personaje real e hizo que todo el esfuerzo mereciera la pena. Le estoy profundamente agradecido a la HFPA por reconocer la transformación a la que me sometí para poder llevar a cabo esta obra de Tom Ford”, indicó a la organización para darle las gracias por la nominación.