Naomie Harris, Moonlight

by Rocio Ayuso December 22, 2016
Actress Naomie

getty images

Helen Mirren no quiere sonar madraza pero acaba de trabajar junto a Naomie Harris y no puede acallar sus alabanzas hacia esta actriz. Los piropos tienen poco que ver con el trabajo que las ha unido, el filme Collateral Beauty que protagoniza Will Smith. Ahí no tienen más de una escena juntas y no parece haberle dejado huella. “Pero mientras veía Moonlight no podía dejar de pensar que es chica, la drogadicta, se parecía a Naomie. Pero, no, no puede ser. Es imposible que la británica que conozco, educada en Cambridge, sea la que estoy viendo en la pantalla. Imposible a pesar de lo mucho que se parecen. Y así hasta que vi su nombre en los títulos de crédito y pensé eso de ¡dios mío! Otra gran actriz ha llegado a los escenarios”, relata la dama británica de la interpretación por excelencia.

La candidatura al Globo de Oro que defiende Harris, 40 años, nacida en el barrio de Islington, Londres (Reino Unido), como mejor actriz de reparto por su trabajo como madre drogadicta en Moonlight corrobora el testimonio de Mirren. La película semi autobiográfica de su director, Barry Jenkins, aspira en total a seis Globos de Oro incluida mejor película dramática, mejor director, mejor guión, mejor banda sonora, mejor actor de reparto, para Mahershala Ali, y mejor actriz para Harris. Uno de los filmes con mejores críticas de la temporada que cuenta en tres historias, interpretadas por tres protagonistas diferentes, la adolescencia de un mismo joven negro y gay mientras crece en los suburbios de Liberty City, en Miami, entre la pobreza, la drogadicción y la incomprensión.

Mirren no es la única que ve desaparecer a Harris en su trabajo. Al público le será difícil reconocer en Paula a la Winnie Mandela que la misma actriz interpretó en 2013 en Mandela: Long Walk to Freedom. O a la más reciente a la Miss Moneypenny con la que Harris rompió el molde racial en las últimas aventuras de James Bond, Skyfall y Spectre.

Con lazos familiares caribeños, de Trinidad por parte de madre y jamaicanos por parte de padre, Harris enseguida despuntó por su exotismo, algo que le consiguió fácilmente su trabajo en Pirates of the Caribbean: At World’s End. Pero con bastantes tablas teatrales a sus espaldas, la intérprete siempre buscó un mayor reto en su trabajo. Algo que consiguió y superó con creces en Mandela: Long Walk to Freedom a juzgar por los comentarios con los que la verdadera Winnie Madela recibió su interpretación. “Es la primera vez que me siento realmente reflejada”, confesó la ex esposa del líder sudafricano tras ver una película en la que pensó que en lugar de actuar, Harris estaba “canalizando” la personalidad de la sudafricana.

La actriz asegura que se enfrenta a cada uno de los personajes de una manera diferente. “Soy la imagen de la limpieza. Ni bebo, ni fumo. Ni tan siquiera bebo café. Soy una obsesa con la salud. Y ahí me tienes, pegando el salto con Paula”, explica alguien que en lo personal mantiene una relación Peter Legler tras romper con el candidato al Oscar Chiwetel Ejiofor.

Pero en los tres días en los que rodó su personaje, básicamente durante un descanso en la promoción de Spectre, fue capaz de encontrar a Paula hablando con Jenkins para humanizarla, para que no fuera el estereotipo de drogadicta sino una madre con el deseo de cuidar de su hijo pero mayormente sobrepasada por su adicción. Y en You Tube encontró una serie de entrevistas hechas por la calle con móvil a numerosos adictos al crack. “Era doloroso de ver pero para mi, como actriz, una joya que me permitió meterme en esta montaña rusa”, añade.